sábado, 29 de agosto de 2009

...Valerie...

No sé quién eres. Por favor, créeme. No puedo convencerte de que esto no es una de sus trampas. Pero no me importa. Yo soy yo, no sé quién eres tú, pero te quiero. Tengo un lápiz pequeño que no me han encontrado. Soy una mujer. Lo escondí dentro de mi. Tal vez no pueda volver a escribir, así que ésta es una larga carta acerca de mi vida. Es la única autobiografía que jamás escribiré y, dios, la estoy escribiendo en un pedazo de papel de váter.

Nací en Nottingham un día muy lluvioso de 1957. A los 11 años empecé a ir a un instituto femenino. Quería ser actriz. Conocí a mi primera novia en el instituto. Se llamaba Sara. Tenía 14 años y yo 15, pero estábamos las dos en clase de la Srta. Watson. Tenía unas muñecas preciosas.
En clase de Biología, mirando fetos de conejo en tarros de formol, escuché a la Sra. Hird decir que eso era sólo una fase adolescente que se supera. Sara sí, yo no.

En 1976 dejé de fingir y llevé a casa a una chica que se llamaba Christine para que conociera a mis padres. Una semana después me fui a Londres y empecé a estudiar teatro. Mi madre decía que le había roto el corazón…

…Pero lo que me importaba era mi integridad. ¿Soy egoista por ello? Se vende por muy poco, pero es lo único que tenemos en la vida. Es lo último que nos queda… ¡…y con ella somos libres!
Londres: era feliz en Londres. En 1981 hice de Dandini en la Cenicienta: mi primer trabajo en teatro. El mundo me parecía raro y enloquecido, con esas multitudes invisibles tras los focos y todo ese glamour. Era excitante, pero me sentía sola.

Por la noche me iba a bares de chicas, pero mi actitud era distante y no me desenvolvía con facilidad. Conocí bien el ambiente, pero no me sentía cómoda. Muchas de ellas sólo querían ser lesbianas. Era su vida, su ambición, lo único de lo que hablaban. Pero yo quería algo más. Yo quería algo más.

El trabajo mejoró. Conseguí pequeños papeles, luego fueron mayores. En 1986 protagonicé ‘Las Salinas’: un éxito de crítica pero no de público. Conocí a Ruth en el rodaje. Nos amábamos. Vivimos juntas y el día de San Valentín me enviaba rosas y… ¡Dios, teníamos tanto! Esos fueron los mejores años de mi vida.

En 1988 empezó la guerra… Y después ya no hubo más rosas. Para nadie.

En 1992, tras la invasión, empezaron a hacer redadas de gays. Se llevaron a Ruth cuando estaba en la calle buscando comida. ¿Por qué nos tienen tanto miedo? La quemaron con colillas y la obligaron a darles mi nombre. Firmó una confesión donde afirmaba que yo la había seducido. No la culpe. La quería tanto… No la culpé.

Pero lo hizo. Se suicidó en su celda. No pudo soportar su traición, el haber entregado su dignidad. Oh, Ruth. Vinieron a por mi. Dijeron que quemarían todas mis películas. Me raparon la cabeza. Me la metieron en un váter mientras decían chistes de lesbianas. Me trajeron aquí y me drogaron. Ya no siento la lengua. No puedo hablar.

La otra lesbiana que había aquí, Rita, murió hace dos semanas. Imagino que yo lo haré pronto. Es extraño que mi vida tenga que acabar en un lugar tan horrible, ya que durante tres años todo han sido rosas y ninguna disculpa.

Moriré aquí, cada parte de mi morirá… Excepto una. Una parte. Es pequeña y frágil y es la única cosa en la vida que merece la pena tener. No debemos perderla, ni venderla, ni desecharla. No debemos dejar que nos la quiten.

No sé quién eres ni si eres hombre o mujer. Tal vez no llegue a verte. Nunca te abrazaré, ni lloraré, ni me emborracharé contigo. Pero te quiero.

Espero que escapes de este lugar. Espero que el mundo cambie, que las cosas mejoren, y que la gente se regale rosas otra vez. Ojalá pudiera besarte.

Valerie

V de Vendetta, por Allan Moore y David Lloyd


7 comentarios:

Abernathy dijo...

Voila! a primera vista, un humilde veterano de vodeville en el papel de víctima y villano por vicisitudes del destino...


PELICULÓN

bf, cada vez que me aburro la veo, y no exagero si digo que la habré visto 15 veces como mínimo.

Para mí, mi escena favorita es la de: Dios esta en la lluvia, me encanta!


Saludos^^

Abernathy dijo...

Por cierto, el texto no es el mismo de la película verdad?

Basileia dijo...

muy bonito el texto!

A.Blume dijo...

Ohhh! Es una historia tan triste... a mi casi se me cae la lagrimilla viendo la peli.

Por cierto, ahora me gusta más tu nueva BSO del blog ^^

Auri dijo...

Me siento bastante identificada con todo lo que escribes en tu blog. Sobre todo con la presentación en la que describes como te sientes. Asi que me ha gustado leer todo lo que has escrito hasta el momento y espero que no dejes de hacerlo.. Muchos besos

Snow dijo...

Me encanta V de Vendetta, y con ese fragmento de la peli ya me has ganado un poco, seguire pasando por aqui ;)

Borderline dijo...

Dios, esta pelicula es tan buena, tiene tantos momentos grandes, y natalie portman... Me enamoré mas si aun se puede. Hace poco leí una libro, 1984 de george orwell, pues el escritor del comic V de vendetta, hace muuchisima referencia al libro, te lo recomiendo si no te lo has leido.Hace unos años tuve la suerte de ecnontrarme con la srta Portman en un museo, lo increible, esque nadie la vio,nadie se dio cuenta de que estaba alli, era justo despues del rodaje de V de vendetta tenia la cabeza rapada y iba andrajosa, pero esa belleza se distingue entre la multitud, la miré y me vio (puso cara de mierda ya m han reconocido)
PD:me encantan tus publicaciones,ese texto es mi parte favorita de esa gran pelicula.

Publicar un comentario

Comenta libremente pero siempre con respeto ;-)

L'amour!!! :)

Daisypath Friendship tickers

Me visitan desde...